viernes, 28 de junio de 2013

Trastornos psicóticos (primera parte)

Por la Doctora MARIANA TESCARI) Psiquiatra.

Los trastornos psicóticos son los más severos de todos los desórdenes mentales. En los trastornos psicóticos la alteración fundamental es la pérdida del sentido de la realidad. Cuando el paciente pierde el contacto con la realidad, una nueva realidad patológica reemplaza a la realidad perdida. El paciente no es capaz de examinar la realidad correctamente, por lo tanto no puede examinar sus creencias ni sus percepciones de manera realista y compararlas con lo que sucede realmente en el mundo.

Esta pérdida del análisis de la realidad se acompaña de otras alteraciones de las funciones mentales, las alteraciones del pensamiento se denominan ideas delirantes. Las ideas delirantes son creencias extrañas que se edifican como tentativa de reconstrucción del mundo ante el sentimiento de catástrofe interior que ocurre en el psicótico. De este modo, las ideas delirantes llenan los espacios vacíos que se formaron tras la ruptura de la mente con la realidad. 

El paciente en su enfermedad vive en una nueva falsa realidad, y actúa con base a esas ideaciones de las cuales el enfermo está completamente convencido y da por ciertas. El paciente vive de manera subjetiva sus eventos imaginarios creyéndolos objetivos y compartidos por los otros, es decir, para el paciente sus ideas distorsionadas de la realidad son lo verdadero. Las ideas delirantes no se modifican ante las pruebas de que tales ideas son falsas o irracionales, no importa lo que se trate de razonar con el paciente, no hay modo de hacerle ver que la realidad es distinta a como el la percibe, el paciente no está fingiendo ni inventando cosas, sino que padece y sufre por lo que considera real durante su crisis psicótica, por lo tanto es preferible llevarle la corriente, evitar discutir con él y continuar con el tratamiento hasta que el paciente mejore y sea capaz de conectarse sanamente con los demás y con el entorno.

Durante el episodio psicótico pueden aparecer otras alteraciones de las funciones mentales, tales como: alteraciones de la sensopercepción, dadas por alucinaciones que pueden ser visuales, auditivas, olfativas, gustativas, táctiles o cenestésicas. Alteraciones del afecto, tales como emociones que no guardan relación con los pensamientos o situaciones, o carencia de expresión emocional. Alteraciones del pensamiento como desorganización, incoherencia y confusión. Las personas que padecen un trastorno psicótico presentan un grave deterioro funcional relacionado con el cuidado personal, los procesos de pensamiento y el desempeño social y laboral.

Los trastornos psicóticos pueden ser una enfermedad en sí misma, como en el caso de la esquizofrenia, o un conjunto de síntomas que acompañan a otras enfermedades como por ejemplo un episodio de depresión severa y también pueden formar parte de síntomas asociados con traumas psicológicos severos. Los cuadros psicóticos relacionados con eventos psicológicos traumáticos en personas que tenían un buen funcionamiento mental previo, suelen ser transitorios y reversibles. 

Los cuadros psicóticos pueden tener una base orgánica como una demencia senil, tumores cerebrales y lesiones cerebrales en general, intoxicaciones agudas o crónicas y pueden estar relacionados con el consumo de drogas. Algunos trastornos hormonales tiroideos, suprarrenales e hipofisiarios pueden cursar también con cuadros psicóticos. 

Los trastornos psicóticos de causas psiquiátricas suelen desarrollarse en la adolescencia o al inicio de la vida adulta, tienden a repetir varios episodios y algunos como la esquizofrenia tienden a la cronicidad. Afortunadamente hoy en día se dispone de medicamentos adecuados para el tratamiento de la esquizofrenia y los trastornos psicóticos en general, lo que garantiza una mejor calidad de vida para el paciente.

Es muy importante resaltar que los episodios psicóticos ameritan tratamiento urgente, mientras más pronto se inicie la medicación, más rápido se recupera la persona. El próximo sábado continuamos con la segunda parte de este artículo. Si desea recibir información más extensa acerca de este trastorno envíe una solicitud a 

doctoramariana.correo@gmail.com