martes, 15 de julio de 2014

TEST ¿Estoy educando bien a mi hijo?

¿Quién no duda acerca de cómo criar a los hijos? Estas preguntas nos ayudarán a saber si vamos por buen camino. Cuestionarse lo adecuado o inadecuado de nuestros métodos educativos no solo es normal, sino que resulta deseable. Los padres debemos estar en permanente estado de formación para dar respuesta a las demandas de nuestros hijos.


1. Llevas a tu hijo de doce meses en brazos y le haces carantoñas. De repente, y sin ningún motivo aparente, él te suelta un manotazo en la cara. ¿Qué haces?


a) Lo mismo, esto es, le pegas para que se dé cuenta de que pegar duele.


b) Haces como si no hubiese pasado nada, ya que estás seguro de que el niño no lo ha hecho con mala intención, por malicia.


c) Le miras fijamente a los ojos y en un tono muy serio le dices: «No me ha gustado nada; pegar duele».


d) Le dices y le demuestras al niño que lo que él ha hecho te ha dolido; haces como si lloraras, pero al poco rato vuelves a sonreír.


Pregunta 1 de 10

2. Tu hijo de ocho años lleva unos días diciendo «está que te cagas» a todo lo que le impresiona. A ti te saca de tus casillas y quieres que deje de decirlo. ¿Cuál es tu estrategia?

a) Cada vez que lo dice en tu presencia le mandas salir de la habitación.


b) Le dices al niño que ese comentario te resulta muy desagradable, que hasta te produce asco.


c) Le dices que a partir de mañana le quitarás un 10 por ciento de su paga por cada «está que te cagas». Y, por supuesto, eres consecuente y lo haces.


d) Le dices con autoridad: «En nuestra familia no se dicen palabrotas».


Pregunta 2 de 10


3. Tu niño de cinco años juega con los monstruos de



plástico de su hermano de dos. Cuando el pequeño


entra en el cuarto, grita: «Son míos. ¡Dámelos!».


El mayor lo hace sin rechistar. ¿Cómo reaccionas?


a) Le dices al mayor: «¿Por qué no juegas con tus muñecos?».


b)Le dices al pequeño: «Déjale jugar con tus monstruos. Sois hermanos y los hermanos deben compartir las cosas».


c) Le dices al mayor: «¡Así me gusta! Le has devuelto sus muñecos sin protestar. ¡Bien hecho!».


d) No dices nada, ya que los dos hermanos parecen haber resuelto el problema entre ellos.

Pregunta 3 de 10

4. Desde la última excursión con el colegio, tu hijo de


diez años eructa varias veces muy alto en todas las comidas y de manera muy provocativa. ¿De qué modo resuelves el asunto?


a) La siguiente vez que lo hace, le miras y de forma muy ostentosa le dices: «¡Eres un cerdo!».


b) Cada vez que lo hace le mandas salir de la habitación en la que estáis.


c) No dices nada, ya que te das cuenta de que tu hijo lo hace para provocarte.


d) Haces como si no te dieses cuenta. Pero en otro momento más oportuno preguntas al niño con tranquilidad si tiene algún problema contigo; es evidente que lo que pretende con su actitud es molestar y provocar el enfado de sus padres.


Pregunta 4 de 10

5. Últimamente, para tu hija de siete años el tiempo


no existe. Cuando va a casa de su mejor amiga


(vive a la vuelta de la esquina), se olvida de todo.


En casa se cena muy pronto porque todos tienen


que madrugar. La niña llega a menudo cuando ya


habéis terminado. Tú entonces...

a) Pides a la madre de la amiga que mande a tu hija a casa a su hora.


b) Cuando termináis de cenar, se quita la mesa y ella se queda sin cenar.


c) Compras a la niña un reloj. Si es con alarma, mejor.


d) Mientras los demás empiezan a cenar, tú vas a casa de la amiga para recoger a tu hija
personalmente. En el camino de vuelta hablas con ella muy seriamente y le explicas las consecuencias si no rectifica.

Pregunta 5 de 10

6. Estás jugando con tu bebé de seis meses, cuando te tira del pelo con tanta fuerza
que se te saltan las lágrimas. Y no hay manera de que lo suelte. Así que...







a) Aguantas el dolor y esperas a que el niño lo suelte.


b) Le tiras tú también del pelo, con cuidado, pero para que se dé cuenta de lo mucho que duele.


c) Empiezas a lloriquear y a quejarte: «Aauu, aauu, aauu». El niño se sorprenderá y, aprovechando el efecto sorpresa, intentas abrirle la mano.


d) Aguantas y, con cuidado pero con firmeza, le abres la mano. Mientras lo haces le explicas al bebé que no te gusta que te tiren del pelo.

Pregunta 6 de 10


7. Cuando vuelves del trabajo, te encuentras con que la lámpara del recibidor está hecha añicos. Tus dos hijos, de siete y nueve años, insisten una y otra vez en que no saben nada. ¿Cómo respondes?


a) Les das a elegir: «Bien, decís la verdad y me explicáis lo que ha pasado u os quedáis sin postre y no os leo ningún cuento antes de dormir».


b) Dices: «Lo hecho, hecho está. Habrá que pensar en buscar una lámpara nueva. Pero ahora bien, quiero saber lo que ha pasado, ¿de acuerdo?».


c) Hablas con cada uno por separado. Te muestras inflexible en tu interrogatorio. Si se contradicen en algo, les confrontas.


d) Como ves que no vas a conseguir nada, y para evitar largas discusiones, mandas a los dos a la cama.


Pregunta 7 de 10

8. Tu hija de diez años no cierra bien los grifos cuando sale del cuarto de baño. No quiere entender que el agua es un bien escaso que no se debe malgastar; además, cuesta dinero, y más la caliente. ¿De qué manera lo solucionas?


a) Preguntas a tu hija de qué manera podríais arreglar el problema entre las dos.


b) Cada vez que el grifo gotea, coges a tu hija, la llevas al baño y le haces cerrarlo bien (aunque justo en este momento esté viendo la tele o jugando con amigos).


c) Cierras la llave de paso del agua caliente de debajo del lavabo, de manera que sólo salga agua fría del grifo.


d) Intentas hacer como si no pasara nada. Sabes que lo que pretende tu hija con eso es provocarte, y que cuanto más te molestes, más satisfecha se sentirá ella.


Pregunta 8 de 10

9. Tu hija de siete años te dice por la tarde que se va


a casa de su amiga. Tú ves que el cuarto de la niña


está hecho un desastre y le dices: «¡Primero, recoges!». Tu hija contesta: «Jo,


recoger es un rollo. Además eres una tonta». ¿Cuál es tu respuesta?


a) Cariñosamente, le pones la mano sobre el hombro y, con una cálida mirada, dices: «¿Cuál es tu problema? ¿Quieres que hablemos?».

b) Le dices en un tono muy severo: «¡No vuelvas a decirme eso!».


c) Le das una bofetada. Tú no sueles pegar a la niña, pero crees que esta vez realmente se la merece.

d) Le miras fijamente a los ojos y le dices: «Eso no es forma de hablarme, ¿no te parece? Entiendo que estés enfadada conmigo, pero esto no te da ningún derecho a insultarme. Puedes ir a casa de tu amiga, pero primero recoges».


Pregunta 9 de 10


10. Tu hijo de año y medio últimamente tiene la mala

costumbre de morder; y en especial a dos de los niños

con los que suele juntarse. Esos dos le han cogido miedo y, en cuanto le ven, se esconden. Las madres de los niños ya te han comentado varias veces el problema, y ahora te piden que hagas algo. ¿Cuál es tu reacción?


a) «Yo no pienso entrometerme. Los niños tienen que aprender a defenderse».


b) Explicas a tu hijo que no debe morder a otros niños. Se lo repites una y otra vez hasta que deje de morder.


c) Cada vez que tu hijo se vuelve agresivo, le impones un «tiempo muerto», esto es, le sientas dos o tres minutos junto a ti. Si después de dos tiempos muertos el niño vuelve a las andadas, coges las cosas y te lo llevas a casa. Sigues con esta práctica también durante los días o incluso las semanas siguientes hasta que consigas tu propósito.


d) Cuando tu hijo muerde a alguien, le muerdes en el mismo sitio y cada vez un poquitín más fuerte.


Pregunta 10 de 10


Resultados

Has conseguido 0 puntos de 10.

Tus respuestas:

1. Llevas a tu hijo de doce meses en brazos y le haces carantoñas. De repente, y sin ningún motivo aparente, él te suelta un manotazo en la cara. ¿Qué haces?
Respuesta incorrecta: ninguna.
Respuesta correcta: c) Le miras fijamente a los ojos y en un tono muy serio le dices: «No me ha gustado nada; pegar duele».

2. Tu hijo de ocho años lleva unos días diciendo «está que te cagas» a todo lo que le impresiona. A ti te saca de tus casillas y quieres que deje de decirlo. ¿Cuál es tu estrategia?

Respuesta incorrecta: ninguna.

Respuesta correcta:
b) Le dices al niño que ese comentario te resulta muy desagradable, que hasta te produce asco.










3. Tu niño de cinco años juega con los monstruos de plástico de su hermano de dos. Cuando el pequeño entra en el cuarto, grita: «Son míos. ¡Dámelos!». El mayor lo hace sin rechistar.
¿Cómo reaccionas?
Respuesta incorrecta: ninguna.
Respuesta correcta: c) Le dices al mayor: «¡Así me gusta!

Le has devuelto sus muñecos sin protestar. ¡Bien hecho!».

4. Desde la última excursión con el colegio,tu hijo de diez años eructa varias veces muy alto en todas las comidas y de manera muy provocativa. ¿De qué modo resuelves el asunto?
Respuesta incorrecta: ninguna.

Respuesta correcta:

d) Haces como si no te dieses cuenta.

Pero en otro momento más oportuno preguntas al niño con tranquilidad si tiene algún problema contigo;es evidente que lo que pretende con su actitud es molestar y provocar el enfado de sus padres.

5. Últimamente, para tu hija de siete años el tiempo no existe. Cuando va a casa de su mejor amiga (vive a la vuelta de la esquina), se olvida de todo.

En casa se cena muy pronto porque todos tienen que madrugar. La niña llega a menudo cuando ya habéis terminado. Tú entonces...

Respuesta incorrecta: ninguna.
Respuesta correcta:

d) Mientras los demás empiezan a cenar, tú vas a casa de la amiga para recoger a tu hija personalmente. En el camino de vuelta hablas con ella muy seriamente y le explicas las consecuencias si no rectifica.










6. Estás jugando con tu bebé de seis meses, cuando te tira del pelo con tanta fuerza que se te saltan las lágrimas. Y no hay manera de que lo suelte. Así que...
Respuesta incorrecta: ninguna.
Respuesta correcta:
d) Aguantas y, con cuidado pero con firmeza, le abres la mano. Mientras lo haces le explicas al bebé que no te gusta que te tiren del pelo.

7. Cuando vuelves del trabajo, te encuentras con que la lámpara del recibidor está hecha añicos. Tus dos hijos, de siete y nueve años, insisten una y otra vez en que no saben nada. ¿Cómo respondes?
Respuesta incorrecta: ninguna.
Respuesta correcta:
b) Dices: «Lo hecho, hecho está.
Habrá que pensar en buscar una lámpara nueva. Pero ahora bien, quiero saber lo que ha pasado, ¿de acuerdo?».

8. Tu hija de diez años no cierra bien los grifos cuando sale del cuarto de baño. No quiere entender que el agua es un bien escaso que no se debe malgastar; además, cuesta dinero, y más la caliente. ¿De qué manera lo solucionas?
Respuesta correcta:

a) Preguntas a tu hija de qué manera podríais arreglar el problema entre las dos.

9. Tu hija de siete años te dice por la tarde que se va a casa de su amiga. Tú ves que el cuarto de la niña está hecho un desastre y le dices: «¡Primero, recoges!». Tu hija contesta: «Jo, recoger es un rollo. Además eres una tonta». ¿Cuál es tu respuesta?

Respuesta incorrecta: ninguna.

Respuesta correcta:

d) Le miras fijamente a los ojos y le dices: «Eso no es forma de hablarme, ¿no te parece? Entiendo que estés enfadada conmigo, pero esto no te da ningún derecho a insultarme. Puedes ir a casa de tu amiga, pero primero recoges».










10. Tu hijo de año y medio últimamente tiene la mala costumbre de morder; y en especial a dos de los niños con los que suele juntarse. Esos dos le han cogido miedo y, en cuanto le ven, se esconden. Las madres de los niños ya te han comentado varias veces el problema, y ahora te piden que hagas algo.

¿Cuál es tu reacción?
Respuesta incorrecta: ninguna.
Respuesta correcta:
c) Cada vez que tu hijo se vuelve agresivo, le impones un «tiempo muerto», esto es, le sientas dos o tres minutos junto a ti. Si después de dos tiempos muertos el niño vuelve a las andadas, coges las cosas y te lo llevas a casa. Sigues con esta práctica también durante los días o incluso las semanas siguientes hasta que consigas tu propósito.