lunes, 9 de junio de 2014

3 de agosto, día de nuestra Bandera Nacional El proyecto independentista de Miranda -

El año de 1806 Francisco de Miranda invadió las costas de Venezuela con el propósito de iniciar la independencia de Latinoamérica. Miranda tuvo siempre la firme determinación de conseguir la independencia de su patria y de todas las colonias dependientes de la monarquía española. Por esta razón se le conoce como el precursor de la Independencia latino-americana.   EL HIJO MAYOR DE SEBASTIÁN Y FRANCISCA Francisco de Miranda, el mayor de los seis hijos del matrimonio de Sebastián Miranda y Francisca Rodríguez, había cursado estudios de latinidad en la Escuela de Menores del Colegio Santa Rosa de Lima. En 1764 empezó el curso de Artes de la Real Pontificia Universidad de Caracas, pero no concluyó los estudios. Mientras permaneció en Venezuela tampoco se animó a educarse en el campo militar.   AL SERVICIO DE LA CORONA ESPAÑOLA Al llegar a España, Miranda comenzó su carrera militar y estuvo durante varios años al servicio de la Corona. Tuvo problemas con sus superiores y en más de una ocasión fue arrestado por insubordinación. En 1783, decidió separarse del ejército español y viajó a los Estados Unidos. Allí conoció de cerca las prácticas republicanas de esta nueva nación, independizada de Inglaterra en 1777. VIAJE POR EL GRAN LIBRO DEL UNIVERSO Miranda llegó a Londres a principio de 1785. En agosto abandonó la capital inglesa y durante cuatro anos recorrió las principales ciudades de Europa y Asia. El mismo Miranda dijo que este viaje tuvo como propósito buscar la forma de gobierno que pudiese asegurar el establecimiento de una sabia y sensata libertad en las colonias latinoamericanas. APOYO PARA EL PROYECTO DE INDEPENDENCIA Miranda regresó a Inglaterra y en 1790 comenzó a negociar con el primer ministro inglés William Pitt el apoyo de la Corona británica para independizar a las colonias latinoamericanas. Desanimado, y sin obtener resultados después de dos anos de correspondencia, propuestas y reuniones, decidió dirigir su mirada a la Francia revolucionaria. MIRANDA Y FRANCIA EN TIEMPOS DE LA REVOLUCIÓN Llegó a París en marzo de 1792. Pocos meses después ingresó al ejército francés. Se vio envuelto en intrigas y conflictos entre los revolucionarios franceses y estuvo en prisión en varias oportunidades, logrando siempre salir en libertad. Por su compromiso con los hechos de armas de la Revolución francesa, su nombre figura en el Arco del Triunfo de París.   EL ACTA DE PARÍS Después de cinco años de permanecer en Francia y antes de partir a Inglaterra, Miranda firmó con otros latinoamericanos el Acta de París, el 22 de diciembre de 1797. En ella se comprometían a tomar medidas encaminadas a procurar la independencia americana y a dialogar y conseguir el apoyo de Inglaterra y los Estados Unidos a favor de su proyecto. UN NUEVO FRACASO CON LOS INGLESES A su llegada a Inglaterra, Miranda nuevamente se encontró con William Pitt para negociar el apoyo a la independencia de América. Durante ocho años trató de persuadir a los ingleses sin ningún resultado. Al finalizar el ano de 1805, no había obtenido el apoyo de ningún gobierno europeo. Viajó entonces a los Estados Unidos a fin de obtener el respaldo necesario para armar una expedición a las costas venezolanas. APOYO EN ESTADOS UNIDOS En diciembre de 1805, Miranda se entrevistó con el secretario de Estado James Madison y el presidente Tomas Jefferson, quienes sí apoyaron su proyecto sin comprometer al gobierno de los Estados Unidos. Fue entonces a Nueva York a comprar un barco y armarlo con el dinero que había logrado reunir: era el barco Leander, con el que vendría a las costas venezolanas. COMIENZA LA TRAVESÍA El 2 de febrero de 1806, Miranda partió de Nueva York hacia Haití, en donde reunió más gente y contrató dos embarcaciones más: la Baccus y la Bee. Después de muchos percances logró embarcar a toda la tripulación, en su mayoría norteamericanos, y el 28 de marzo, cuando cumplía 56 anos, se dirigió a Ocumare de la Costa en Venezuela.                                   ARRIBO A LAS COSTAS VENEZOLANAS El 27 de abril de 1806, los expedicionarios llegaron a las costas de Ocumare, sin percatarse de que las autoridades españolas estaban al tanto de sus movimientos. Se inició el enfrentamiento y dos de los barcos de Miranda (Bee y Baccus) fueron apresados. El general y los tripulantes del Leander lograron huir rápidamente con rumbo a Granada, de allí a Barbados y al final a Trinidad, en donde consiguieron refugio. PRISIONEROS, JUZGADOS Y CONDENADOS Los sesenta prisioneros fueron juzgados, declarados culpables de piratería, rebelión y asesinato, y recibieron sentencia de muerte. Diez de ellos, los oficiales, fueron ahorcados, decapitados y sus cabezas expuestas en las entradas de las principales ciudades del país. Los demás fueron condenados a prisión. Poco tiempo después, algunos escaparon y escribieron sobre su peripecia.                                         UNA NUEVA EXPEDICIÓN Aún después del desastre del primer desembarco, Miranda insistió en su propósito y logró el auxilio de Alejandro Cochrane, jefe de las fuerzas navales de Barbados, y del general Hislop, gobernador de Trinidad, para armar la nueva expedición. Los días 24 y 25 de julio del mismo año zarparon de Trinidad el Leander, siete buques de guerra ingleses y una goleta también inglesa. IMPRENTA Y PROCLAMAS Para el nuevo intento de desembarco en las costas de Coro, Miranda no llevó solamente soldados y armas, sino también la primera imprenta que llegó a Venezuela. Allí imprimió su proclama “A los pueblos habitantes del continente americocolombiano” y la “Carta dirigida a los españoles americanos”, del ex jesuita Juan Pablo Viscardo, para distribuirlos entre la población. SÍMBOLOS PARA UNA NUEVA REPÚBLICA Entre las ideas de Miranda estaba la de difundir los símbolos del nuevo gobierno que se formaría si triunfaba su movimiento. Fue así como antes de partir de Haití había mandado a hacer uniformes para su ejército y, sobre todo, a confeccionar una bandera de tres colores: amarillo, azul y rojo; la que quedó, en esencia, como la estandarte de nuestra república actual. DESEMBARCO EN LA VELA El 3 de agosto de 1806 se produjo el desembarco, con muy poca resistencia, en la costa del pueblo de La Vela. De allí se dirigieron a Coro. Al día siguiente izaron la bandera tricolor en la torre de la iglesia parroquial y Miranda mandó a fijar en sitios públicos su proclama y otros documentos. Al desembarcar encontraron la ciudad desierta: la población había huido y se había refugiado en las montanas. LAS COSAS NO SUCEDIERON COMO SE ESPERABA Aquel ejército expedicionario, compuesto en su totalidad por extranjeros y en particular por ingleses, que tenían la fama bien ganada de piratas y saqueadores, no recibió el apoyo armado que Miranda esperaba. Miranda mismo era una persona absolutamente ajena y desconocida en la Venezuela de principios del siglo XIX. FRACASA LA EXPEDICIÓN Pocos días después del desembarco, Miranda y su ejército abandonaron Coro y se dirigieron a la Vela. Luego, debido a la dificultad para aprovisionarse de agua, aunada a la carencia de mulas y caballos, y la falta de apoyo de la población (que había huido), evacuaron el lugar. Además, Miranda supo que el gobernador Manuel Vasconcelos reunía un considerable ejército en Caracas y Valencia para perseguirlos. A pesar de los funestos resultados de la expedición, Miranda aún pretendía convencerse a sí mismo y a su desanimada tripulación de que los habitantes de Venezuela veían con buenos ojos su proyecto y detestaban al gobierno español. Luego del fracaso de sus dos expediciones, Miranda se retiró a Trinidad donde Permaneció hasta octubre de 1807 acosado por sus acreedores, quienes esperaban que al triunfar en su gesta por la independencia, Miranda les devolviera el dinero prestado. MIRANDA CONTINÚA SU LUCHA En el año 1808, Miranda regresó a su casa de Londres en compañía de su esposa Sara Andrews y de sus dos hijos. Desde Inglaterra insistió en su propósito y dos años más tarde, al ocurrir los hechos del 19 de abril de 1810 en Caracas, regresó a Venezuela y se comprometió activamente con el movimiento independentista.   FUENTE: Colección Vive la historia de Venezuela. Tomo 7, La crisis de la sociedad colonial. Caracas (2008): Editorial Santillana. - See more at: http://www.santillana.com.ve/articulos.asp?idarticulo=29#sthash.ojO5kluF.dpuf