lunes, 22 de julio de 2013

El trabajo de los padres ante situaciones sociales de violencia

Todos los días en los noticieros televisivos observamos  que la violencia familiar y social va en aumento.
Si no es una mujer golpeada, una niña violada, un niño que se suicida por efecto de bullying, hinchas de fútbol que actúan como vándalos a la salida del estadio o el espectáculo dantesco en el desalojo de La Parada. Y ahora la muerte absurda que dio lugar en EEUU con el fallecimiento de más de 30 personas entre niños y adultos de un colegio en manos de un joven de 20 años.
¿Cómo se explica esto? Si para nosotros los adultos es muy difícil de entender, ¿qué pasa en las emociones de los niños y jóvenes?
Miedo, es lo que sienten sin duda alguna.
El trabajo de los padres es muy importante y  la comunicación con sus hijos es vital para enseñarles que ese mundo que ven por televisión está muy enfermo y que la violencia no debe  reproducirse. Es por eso que hay que explicarles cómo se deben comportar y no ser agresores con otros niños ni en casa con sus hermanos.
 El ejemplo de los padres “asertivos” es fundamental para que ellos aprendan a no ser violentos.